ARCOCOLOMBIA

LA MIGRACIÓN DE LAS PLANTAS. FELIPE ARTURO.

El proyecto plantea un contrapunto entre la historia de las migraciones de las plantas y los desplazamientos territoriales característicos de la arquitectura. Se trata de una intervención efímera, transformable, situada sobre el suelo de CentroCentro Cibeles de Cultura y Ciudadanía, que se configura a partir de las plantas arquitectónicas del mismo edificio.

La pieza en sí, conformada por fragmentos de calzada portuguesa que pueden moverse por el suelo para ensamblarse de distintas maneras, da la apariencia de haberse desgastado hasta generar protuberancias y depresiones que se han llenado de agua. Los reflejos del techo del edificio sobre estos pequeños cuerpos de agua cambian la percepción de todo el elemento arquitectónico. De este modo, la obra examina las relaciones históricas entre España y Colombia relacionadas con la producción, el transporte y el consumo de productos vegetales, con sus connotaciones culturales y geográficas.

ste proyecto de Felipe Arturo ha sido concebido para el espacio del hall central del antiguo Palacio de Comunicaciones de Madrid, en donde actualmente funciona CentroCentro. La muestra hace un contrapunto entre la historia de las migraciones de las plantas y los desplazamientos territoriales característicos de la arquitectura.

La obra examina las relaciones históricas entre España y Colombia que involucran la producción, el transporte y el consumo de productos vegetales, con sus connotaciones culturales y geográficas. Para hacerlo, el artista analiza, con minucioso cuidado, las características del espacio arquitectónico del edificio, como sus vacíos, su verticalidad, sus pisos y techos. 

La obra enfatiza el hecho de que las grandes migraciones vegetales han sido producto de acciones humanas. En ese sentido, el caso de la planta del café es emblemático: originaria de Etiopía, viajó por el borde de África hasta llegar primero a Europa y luego, desde la Península Ibérica, a América, para convertirse en un cultivo constitutivo de las prácticas culturales de países como Colombia. Con el tabaco pasó lo contrario: su desplazamiento se dio de América del Sur hacia Norteamérica y Europa.

En la indagación de Felipe Arturo cobran relevancia productos como la canela o la flor de Jamaica que también viajaron siguiendo ciertos flujos sociales, culturales y económicos. En muchos casos, los usos sociales y culturales de las plantas en sus contextos de origen se pierden de vista o cambian por completo como resultado de la migración.

Felipe Arturo plantea una relación entre la migración de las plantas y los desplazamientos de rasgos arquitectónicos característicos de ciertas culturas, como sucedió con la calzada portuguesa, originaria de los cruces culturales entre Asia y Europa durante siglos de colonialismo, y que luego continuó su desplazamiento en las nuevas rutas coloniales en el mundo moderno hasta llegar a ser emblemática de ciudades tan lejanas como Río de Janeiro.

La migración de las plantas es una intervención efímera, transformable, situada sobre el piso del Palacio de Cibeles de Madrid, y se configura a partir de las plantas arquitectónicas del mismo edificio. La pieza en sí, conformada por fragmentos de calzada portuguesa que pueden moverse por el piso para ensamblarse de distintas maneras, da la apariencia de haberse desgastado hasta generar protuberancias y depresiones que se han llenado de agua. Los reflejos del techo del edificio sobre estos pequeños cuerpos de agua cambian la percepción de todo el elemento arquitectónico. El mortero empleado para armar estos mosaicos de piedra, y el agua que se empoza en ellos, contienen extractos de las plantas migrantes que Felipe Arturo ha investigado.

 

Fechas

26 FEBRERO – 31 MAYO 2015

Lugar

CentroCentro
Planta 2º

Comisariado

Jaime Cerón