Ana Riaño. Ana Mendieta, 2016. Serie RRSS

Mladen Stilinovic. Artist at Work, 1978

Marta Minujín. Minucodes, 1968 - 2010

24/7.CONECTADOS

Cada vez resulta más complicado establecer un límite claro, de lugar y de tiempo, entre nuestra vida y el trabajo. Esta separación saltó por los aires con la llegada de Internet a nuestros hogares y a nuestros pequeños teléfonos inteligentes.

Un dato decisivo nos lo da la arquitecta e historiadora Beatriz Colomina al rescatar una estadística publicada por The Wall Street Journal en 2012 donde se afirma que el 80% de los jóvenes profesionales de Nueva York trabajan desde la cama. Esto no sólo demuestra que la oficina se ha colado en nuestras casas hasta entrar en el dormitorio, sino que los límites que separaban la oficina y la casa o el trabajo y el descanso se han desvanecido, sobre todo para una generación que está conectada las 24 horas del día, los 7 días de la semana. La vida en la sociedad actual se aleja de aquellas jornadas de ocho horas que terminaban al salir del trabajo para acercarse a una nueva productividad sin descanso, de la que nos habla en detalle Jonathan Crary en su libro 24/7. El capitalismo al asalto del sueño (2013), del que esta exposición toma su título.

A través de las obras de catorce artistas, la exposición 24/7. Conectados reflexiona sobre cómo los límites que separan nuestro espacio-tiempo personal y laboral están cada vez más diluidos debido a herramientas como Internet, el correo electrónico y las redes sociales. El recorrido comienza trasladándonos a otra época en la que tanto el espacio como el tiempo de trabajo estaban claramente delimitados (un lugar, la fábrica, y un tiempo, la jornada laboral). Hace un guiño a las muchas mujeres que desarrollaban un trabajo invisible en casa, sin horarios ni salario, en un espacio privado al que la entrada de Internet, precisamente, ha hecho llegar el trabajo remunerado. Nos habla también del uso del teléfono, ayer y hoy, de la imagen que estamos proyectando en las redes sociales y, por último, de los efectos (medioambientales, sociales, de descanso, etc.) que esta nueva conectividad provoca. 

Artistas presentes en la exposición: Tania Blanco (Valencia, 1978), Harun Farocki (República Checa, 1944 - Alemania, 2014), Ceal Floyer (United Kingdom, 1968), Cristina Garrido (Madrid, 1986), Christian Marclay (EE.UU., 1955), Marta Minujín (Argentina, 1943), Begoña Olavarrieta G. (Granada, 1982), Ana Riaño (Bilbao, 1985), Paco Roca (Valencia, 1969), MP&MP Rosado (San Fernando, Cádiz, 1971), Martha Rosler (EE.UU., 1943), Francisco Ruiz de Infante (Vitoria-Gasteiz, 1966. Vive y trabaja en Francia), Mladen Stilinovic (Serbia, 1947 - Croacia, 2016) y Superflex (colectivo danés fundado en 1993).

 

Comisaria: Luisa Espino

Luisa Espino es crítica de arte y comisaria independiente. Ha sido responsable de las exposiciones internacionales del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo y gestora cultural en la Galería Elba Benítez y en el Centro Cultural Español de Miami. Su línea de investigación se interesa por los temas relacionados con el espacio público y las transformaciones de la ciudad y la sociedad contemporánea. Recientemente ha inaugurado las exposiciones ¿Qué sienten, qué piensan los artistas andaluces de ahora? en el CAAC de Sevilla y la muestra individual de la artista peruana Andrea Canepa La verdad está en otra parte en DA2 Salamanca.
 
 

Fechas

17 FEBRERO – 21 MAYO 2017

Lugar


Planta 5ª